Rusia acusa a EE. UU. y la UE de «frenesí antiserbio» y de «alentar a los radicales de Kosovo»

Maria Zakharova culpó a Occidente «totalmente», en obvia referencia a Estados Unidos y la Unión Europea (UE), de una serie de «experimentos» en los Balcanes que solo sirvieron para «socavar la frágil estabilidad de la región», dijo. , citado por la agencia de noticias TASS.

«Hacemos un llamamiento a los Estados Unidos y la Unión Europea para que se nieguen a alentar a los radicales en Pristina [capital do Kosovo] en su frenesí antiserbio y detener las provocaciones contra los serbokosovares”, dijo Zakharova.

Las tensiones fronterizas se intensificaron el domingo cuando los serbios erigieron barricadas fronterizas para protestar contra las decisiones del gobierno kosovar sobre la implementación de medidas para evitar el uso de documentos de identidad y matrículas serbias en el territorio de Kosovo que entrarían en vigor. El lunes.

Bajo la presión de sus aliados, en particular de Estados Unidos, las autoridades de Pristina decidieron posponer la medida legislativa por un mes.

Zakharova consideró que el origen del conflicto radica en “el incumplimiento por parte de Pristina de sus obligaciones y el sabotaje de las negociaciones con Belgrado [a capital da Sérvia]», aunque también reprendió directamente a la UE por su «incapacidad» para mediar entre Serbia y Kosovo.

El lunes, el Kremlin dio pleno apoyo a Serbia en el prolongado conflicto con Kosovo, su antigua provincia sureña que declaró su independencia en 2008, y calificó las demandas de Pristina de «irrazonables».

La posición de Moscú fue criticada por varios líderes albanokosovares, en particular Blerim Vela, jefe de gabinete del primer ministro kosovar, quien en su cuenta de Twitter la consideró «una confirmación de cómo Rusia ve a Serbia: un instrumento para desestabilizar Kosovo», la región y el continente europeo».

Desde 2011, Serbia y Kosovo impulsan negociaciones para la normalización de relaciones, mediadas por la UE, pero sin resultados tangibles hasta el momento.

Los aproximadamente 120.000 serbios ortodoxos de Kosovo -las cifras difieren según el origen, asumiendo que podrían llegar a los 200.000, de los cuales alrededor de un tercio se concentran en el norte del territorio- no reconocen la autoridad de Pristina y siguen identificados con Belgrado, que son económicamente dependientes.

Belgrado nunca ha reconocido la secesión de Kosovo en 2008, proclamada tras una cruenta guerra que comenzó con una rebelión armada albanesa en 1997 que dejó 13.000 muertos y provocó una intervención militar de la OTAN contra Serbia en 1999, en ausencia de la ONU.

Desde entonces, el área ha sido testigo de conflictos esporádicos entre las dos principales comunidades locales.

El último episodio de tensión se produjo el pasado mes de septiembre tras la decisión de Pristina de prohibir las placas de identificación serbias: durante varios días, dos puestos fronterizos estuvieron bloqueados.

Un Kosovo independiente ha sido reconocido por alrededor de 100 países, incluido Estados Unidos, que mantiene una fuerte influencia bajo el liderazgo kosovar, y la mayoría de los estados miembros de la UE excepto España, Rumania, Grecia, Eslovaquia y Chipre.

Serbia sigue considerando a Kosovo como parte integrante de su territorio, y Belgrado cuenta con el apoyo de Rusia y China, que al igual que decenas de otros países (incluidos India, Brasil o Sudáfrica) tampoco reconocieron la independencia de Kosovo.

Sosimo Fallas

"Gurú de la televisión. Analista. Adicto al alcohol de toda la vida. Amigable especialista en tocino. Nerd de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.