Meritxell Batet, reelegida presidenta de la Cámara Baja del Parlamento español

La diputada del PSOE Meritxell Batet ha sido reelegida hoy en Madrid como presidenta del Congreso de los Diputados, la cámara baja de las Cortes Generales de España, durante la sesión inaugural de la XIV legislatura de la Constitución de 1978.

Batet obtuvo 166 votos, mientras que la candidata del Partido Popular (derecha), Ana Pastor, recogió solo 140, durante la segunda votación de los 350 diputados del congreso, cuando solo se necesitaba una mayoría relativa, luego de que ninguno de los candidatos tuviera una mayoría. absoluta en la primera votación.

La nueva presidenta se mantiene en el lugar que ya ocupaba como tercera funcionaria del Estado español, siendo la duodécima presidenta del Congreso de los Diputados desde la instauración de la democracia hace 41 años.

Sin embargo, en el Senado (cámara alta de las Cortes Generales), la Senadora Pilar Llop, también del PSOE (Partido Socialista Obrero Español), resultó elegida Presidenta, así como en segunda vuelta, con 130 votos a favor, tras siendo un voto de los 133 de la mayoría absoluta.

En esta última votación hubo 16 votos nulos, entre ellos 13 de ERC (separatistas catalanes) y dos de EH-Bildu (separatistas vascos) que en las papeletas exigían la «libertad» de los políticos catalanes condenados por haber organizado el intento de autodeterminación de esta región española en 2017.

Durante la consulta electoral celebrada el 10 de noviembre, para el Congreso de los Diputados, el PSOE había obtenido el 28,0% de los votos (120 diputados), seguido del PP con el 20,8% (89), Vox (extrema derecha) con el 15,1% ( 52), Unidas Podemos con el 12,8% (35) y Cidadãos (derecha liberal) con el 6,8% (10), ERC con el 3,6% (13), repartiéndose el resto de votos entre el resto de partidos autonómicos.

Estas elecciones eran una repetición de las anteriores celebradas el 28 de abril, sin que el PSOE pudiera formar gobierno antes de septiembre, después de que Pedro Sánchez hubiera perdido una primera oportunidad de investidura en julio.

Las nuevas Cortes han tenido su reunión constituyente mientras el presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez, sigue negociando con los separatistas catalanes un acuerdo que le permita formar un gobierno de izquierdas.

El PSOE y Unidas Podemos ya tienen un acuerdo previo con el Gobierno, pero necesitan que ERC (Esquerra Republicana de Cataluña) se abstenga en el voto de investidura y autorice la formación del nuevo ejecutivo.

Las negociaciones se han prolongado durante varias semanas, y aún no es posible confirmar que el nuevo ejecutivo pueda tomar posesión antes de fin de año, como quisieran los socialistas.

ERC declara que no tiene prisa y condiciona su abstención a una serie de reivindicaciones, entre ellas la creación de una «mesa de diálogo» entre los gobiernos de España y la comunidad autónoma donde se plantee la cuestión de la autodeterminación de Cataluña.

El PSOE ya ha hecho saber que no tolerará ningún compromiso que ponga en peligro la Constitución o la unidad del país.

La abstención de ERC, con 13 escaños parlamentarios, se considera imprescindible para que la candidatura triunfe en una segunda votación parlamentaria, en la que solo es necesario el apoyo de la mayoría simple de diputados a la nueva ejecutiva.

lusa

Faustino Borrego

"Especialista en web. Ninja de las redes sociales. Aficionado a la comida aficionado. Defensor del alcohol. Creador general. Gurú de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.