Exposición cuenta los primeros viajes marítimos de emigrantes portugueses – Observer

El semanario en lengua portuguesa Correio da Venezuela inauguró una exposición itinerante sobre las memorias de los primeros viajes de emigrantes portugueses a Caracas, entre las décadas de 1950 y 1970, informó a Lusa su director.

Tenemos mucho material de emigración, que la gente dona, y decidimos contar la historia de los primeros viajes de emigración, para describir los barcos. Es muy importante mostrar a los más jóvenes lo que pasaron sus padres y abuelos”, dijo Aleixo Vieira.

La exposición «As Primeiras Viagens» contiene una miniatura del barco Santa Maria y más de una docena de fotografías de otros barcos que enarbolan banderas de Italia, España, Holanda, Francia y Portugal, que transportó a miles de europeos a Venezuela.

También muestra paneles informativos con historias de viajes, un maniquí de cartero portugués, postales de CTT y decenas de maletas y rostros de emigrantes portugueses, y también cuenta la historia de los consulados portugueses en Venezuela.

PUB • CONTINÚA LEYENDO A CONTINUACIÓN

la exposición es patente al público en el Consulado General de Portugal en Caracas y tiene un carácter itinerante, con exposiciones ya programadas en el Consulado de Portugal en Valencia y posteriormente en el estado Vargas, debiendo viajar a todos los estados de Venezuela.

La emigración fue un proceso muy diferente al actual, donde la gente sale en avión por la mañana y llega a otro país por la noche o al día siguiente. Era un viaje que a veces duraba dos o tres meses”, explica Aleixo Vieira.

Este proceso, dijo, implicó «mucha angustia que tenían las familias porque querían saber si habían llegado bien, dónde estaban» y «de ahí la importancia del factor, que era el que llevaba esa información a la gente». «.

Las maletas eran el compañero de viaje imprescindible. Nadie se fue sin una maleta, que llevara una carta [para alguém]una fotografía de la familia, principalmente reliquias católicas, incluyendo imágenes de Nuestra Señora y ciertos santos, que las madres guardan en sus bolsos, muchas veces escondidos, para proteger a sus hijos”, informó.

Según Aleixo Vieira, «muchas maletas llegaron vacias, pero llenas de sueñoscon muchas ganas de triunfar y poder regresar con una maleta llena de dinero, que simbolizaba riqueza y progreso”, pero, sin embargo, con el tiempo “la familia, los valores y la salud tomaron prioridad”.

El director de Correia de Venezuela agradeció al Cónsul General Licínio Bingre do Amaral por la “colaboración total” que brindó e insistió en que “hablar no es suficiente, los jóvenes tienen muchas novedades que acompañan con la tecnología, hay que pensar un poco” .

Su hija, Teresa Vieira, participó en la preparación y montaje de la exposición, con el objetivo de “comprender” y “sentir” cómo eran las cosas en el pasado.

“Mi padre ya estaba tomando información, pero yo tenía que entenderla, y una cosa es entenderla con la cabeza y otra cosa con el corazón, sentir las cosas como si fueran mías. Durante meses me pregunté cómo era Venezuela antes, a dónde iban, cómo eran los barcos”, le dijo a Lusa.

El cartero, dice, le tocó «mucho el corazón, porque la gente necesitaba desesperadamente conocerse, y él les permitió estar en contacto».

Muchos no recuerdan al capitán del barco que hizo posible emigrar, pero hay muchos recuerdos del cartero”, comentó.

“El cartero tenía que ser amado como mi madre, porque a través de él mi madre sentía un abrazo o un beso mío. Fui muy sensible al factor y las emociones que generaba, la gran responsabilidad que tenía”, dijo.

Teresa Vieira dijo que todavía se imaginaba las condiciones en las que cada uno de los emigrantes traía bolsas, su peso, algunos con souvenirs, otros con ropa y estampas del fútbol de Madeira.

La esencia de las personas está en esta exposición. No fue un solo ser humano el que hizo historia, fueron muchos los que tuvieron ese coraje», subrayó, subrayando la importancia de que los descendientes de lusos reflexionen y se interesen, entiendan que «hoy, con la tecnología, con apretar un botón , es posible llamar, oír y ver al padre y a la madre», pero no siempre ha sido así.

“Emigrar no es simplemente irse a otro país”, considera el descendiente de portugueses, que ya emigró a Estados Unidos y España.

León Casares

"Especialista en café incondicional. Incapaz de escribir con los guantes de boxeo puestos. Adicto a Internet devoto".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.