El presidente serbio acusa a Pristina de planear matar a los serbokosovares

«Yse preparan para acabar con nuestra gente del norte. Lo digo abiertamente», dijo Vucic en una rueda de prensa en Belgrado, citado por la agencia estatal de noticias Tanjug.

“Les insto a que no hagan esto con el pretexto de luchar contra el crimen. No matarán a la gente”, dijo Vucic.

El primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, acusó a las «estructuras criminales dirigidas por Vucic» en el norte de Kosovo de intentar provocar disturbios e incidentes.

A finales de julio, cientos de serbokosovares bloquearon carreteras en el norte de Kosovo a lo largo de la frontera para protestar contra las decisiones del gobierno kosovar de aplicar medidas para impedir el uso de documentos de identidad y matrículas serbias en el territorio de Kosovo.

Durante las protestas, según Pristina, se realizaron varios disparos contra la policía de Kosovo, pero no se registraron víctimas.

Milan Radoicic, uno de los líderes serbios locales, es buscado por los tribunales de Kosovo y está sujeto a sanciones por parte de Estados Unidos, que lo acusa de participar en redes delictivas organizadas.

«[Às autoridades kosovares] todo lo que piensan libremente perturba, porque para ellos todo serbio es un criminal”, insistió Vucic.

Dirigiéndose a sus opositores en Belgrado, que lo acusan de haber organizado una estructura ilegal entre los serbios del norte de Kosovo, el presidente serbio los definió como «residuos políticos» que ayudan a Pristina en sus planes antiserbios.

Vucic también se mostró escéptico sobre las conversaciones con Kurt convocadas por el alto representante de Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, y previstas para el próximo jueves en Bruselas.

“Soy muy escéptico sobre la posibilidad de obtener resultados. Basta leer las declaraciones de Kurti y sus colaboradores para entender que no tienen intención de comprometerse”, dijo.

Lors de la conférence de presse, Vucic a également indiqué qu’il rencontrera mercredi prochain le secrétaire général de l’OTAN, Jens Stoltenberg, pour discuter du rôle de la mission de l’OTAN au Kosovo (Kfor), qui maintient environ 4.000 soldats sobre el terreno.

Desde 2011, Serbia y Kosovo impulsan negociaciones para la normalización de relaciones, mediadas por la UE, pero sin resultados tangibles hasta el momento.

Los aproximadamente 120.000 serbios ortodoxos de Kosovo -las cifras difieren según el origen, asumiendo que podrían llegar a los 200.000, de los cuales alrededor de un tercio se concentran en el norte del territorio- no reconocen la autoridad de Pristina y siguen identificados con Belgrado, el de la que dependen económicamente.

Belgrado nunca ha reconocido la secesión de Kosovo en 2008, proclamada tras una sangrienta guerra que comenzó con una rebelión armada albanesa en 1997 que dejó 13.000 muertos y provocó una intervención militar de la OTAN contra Serbia en 1999, en ausencia de la ONU.

Desde entonces, el área ha sido testigo de conflictos esporádicos entre las dos principales comunidades locales.

Un Kosovo independiente ha sido reconocido por alrededor de 100 países, incluido Estados Unidos, que mantiene una fuerte influencia sobre el liderazgo de Kosovo, y la mayoría de los estados miembros de la UE, excepto España, Rumania, Grecia, Eslovaquia y Chipre.

Serbia sigue considerando a Kosovo como parte integrante de su territorio y Belgrado cuenta con el apoyo de Rusia y China, que al igual que decenas de otros países (incluidos India, Brasil o Sudáfrica) tampoco han reconocido la independencia de Kosovo.

Lea también: EE.UU. espera avances en próximo diálogo Serbia-Kosovo

Sea siempre el primero en informarse.
Elección del consumidor por sexto año consecutivo y premio cinco estrellas de la prensa online.
Descarga nuestra aplicación gratuita.

Descarga de la tienda de Apple

Nita Camerino

"Explorador. Defensor de la comida. Analista. Practicante independiente de tocino. Futuro ídolo adolescente. Orgulloso experto en cultura pop".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.