El MIT sitúa a Portugal en la mitad de la tabla entre los países con «tecnología azul» para preservar los océanos

Encabeza la lista el Reino Unido con una puntuación de 7,83, líder de un «top 10» en el que se sitúan las economías avanzadas, junto a otros 56 países con áreas oceánicas, evaluados en enero por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en los escenarios del medio marino, actividad marina, innovación tecnológica y políticas regulatorias.

El grupo en el que se incluye Portugal, con una puntuación de 4,94, está formado por 20 países que tienen «puntuaciones medias» y destacan por «el progreso global hacia la sostenibilidad de los océanos» pero con «grandes divergencias» entre las puntuaciones de cada pilar, que tienen diferente peso en la puntuación global.

En la evaluación del MIT, Portugal tiene la puntuación más alta en actividad marina (40) y la más baja en políticas regulatorias (17). En innovación tecnológica, el pilar que vale la mitad de la nota final, Portugal tiene una puntuación de 25 y en medio marino llega a 30.

El MIT atribuyó el «desempeño desigual» de países como Portugal a las diferencias en la alineación «entre los esfuerzos de las industrias marinas, los gobiernos y las comunidades dedicadas a la conservación».

Al final de la lista de 66 países están las naciones que están haciendo «un progreso lento y desigual en la protección de la sostenibilidad de los océanos, como Rusia, que ocupa el puesto 31, o Camerún, que ocupa el último lugar».

Estos son países que «a menudo enfrentan el desafío de equilibrar industrias marinas económicamente viables con esfuerzos de conservación de los océanos y, en general, no tienen la inversión o los recursos científicos» para apostar por la llamada tecnología azul.

La «tecnología azul» se refiere a tecnologías y procesos tecnológicos utilizados en diferentes contextos para «mitigar los efectos del cambio climático o restaurar la salud de los ecosistemas marinos».

«El cambio climático está provocando el aumento de la temperatura del agua, el aumento del nivel del mar y alteraciones en la concentración de sal. El aumento del consumo de proteínas está empujando la pesca a niveles insostenibles y las fallas alimentarias. La gestión de desechos ha llevado a 150 millones de toneladas de plástico en los océanos», diagnostica el MIT.

En el pilar de la innovación tecnológica, el MIT valoró el «desarrollo de tecnologías oceánicas sostenibles en varias áreas» y es en este ámbito donde países como Reino Unido destacan como líder en instalaciones de energías renovables «offshore», que incluyen los mayor instalación de aerogeneradores marinos, Hornsea 2, ubicada en la costa este de Gran Bretaña.

En otra métrica de innovación, Corea del Sur lidera por mucho, con 9700 patentes relacionadas con la sustentabilidad de los océanos presentadas, más del doble que el segundo país más grande en esta área, los Estados Unidos de América.

En el componente ambiental, se evaluó el impacto ambiental de cada país en su entorno marítimo, las emisiones de gases de efecto invernadero de la pesca, el transporte marítimo y otras actividades, la contaminación costera y el reciclaje.

Australia ocupa el primer lugar en este indicador, pero países europeos como Dinamarca, Noruega y Alemania también se encuentran entre los diez principales países que realizan los mayores esfuerzos para mejorar el medio ambiente oceánico, incluidos los ecosistemas que están experimentando algunos de los efectos más agudos del calentamiento global.

La reducción de emisiones en el transporte marítimo, que tiene «impactos ambientales únicos» ya sea por la quema de combustible, el vertido de agua de lastre o la limpieza de cascos, está en el centro de la búsqueda de combustibles alternativos, dice el MIT, que cree que «el progreso real podría provenir de alternativas radicales como como la nuclear o la eólica».

En cuanto a la actividad marina, los esfuerzos para promover la pesca sostenible y aumentar y mantener las áreas marinas protegidas fueron calificados principalmente, y la República Dominicana (36 en general) tiene el puntaje más alto en este indicador (10).

El MIT cita cifras de las Naciones Unidas de que alrededor del 20 % de la pesca mundial no está regulada o es ilegal, lo que representa entre 10.000 y 23.000 millones de dólares en pescado cada año.

En el pilar de políticas regulatorias, se evaluó mayoritariamente la ratificación e implementación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, y Bélgica ocupa el primer lugar, con una puntuación de 10.

Los países con las puntuaciones más altas en este pilar son generalmente activos en las políticas nacionales que apoyan las tecnologías azules, la descarbonización, la producción de energía renovable y los esfuerzos de conservación marina, señala el MIT.

León Casares

"Especialista en café incondicional. Incapaz de escribir con los guantes de boxeo puestos. Adicto a Internet devoto".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.