500 km de autopistas de peaje quedan libres

Recientemente, el tema «peajes en las autopistas españolas» ha sido noticia. Por un lado, los 12.000 kilómetros que ahora tendrán de pago de peaje y ahora la información de que hay 500 km en los que ya no es necesario pagar para conducir.

Descubre qué autopistas puedes utilizar gratis a partir del 1 de septiembre.

A partir del próximo miércoles 1 de septiembre, 550 km de vías de peaje quedarán "liberados" tras finalizar el plazo de concesión que se les otorgó y no se renovarán. Después de varias décadas operados por concesionarios privados, pasarán a ser gestionados y mantenidos por el Estado central o, en algunos casos, por la Generalitat de Cataluña.

Tramos de autopista gratuitos a partir del 1 de septiembre

Forma parte de la AP-2, entre Alfajarín (Zaragoza) y El Vendrell (Tarragona), con una longitud de 215 km y también de la AP-7: Tarragona-La Junquera (245 km) y Montmeló-El Papiol (31 km). kilómetros). El tráfico en estos tramos cuesta 25,95€, 20,05€ y 2,6€ respectivamente.

España: 500 km de autopistas de peaje quedan libres

También serán gratuitas dos autopistas gestionadas directamente por la Generalitat de Catalunya: la C-32 (75 km entre Barcelona y Lloret que cuesta 4,95 euros) y la C-33 (entre Barcelona y Montmeló, tramo de 18 km que cuesta 1,7 euros).

El proceso de liberalización de la red de autopistas se inició en diciembre de 2018, cuando expiró la concesión de la autopista AP-1 entre Burgos y Armiñón (84 kilómetros). Además, el 1 de enero de 2020 quedaron libres la AP-7 entre Alicante y Tarragona (373 km) y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz (94 km). Ambos fueron construidos a finales de los años 60 y principios de los 70 del siglo pasado.

Según el Ministerio de Transportes español, la supresión de todos estos peajes favorecerá que muchos vehículos que circulan por las vías paralelas a los carriles de pago los elijan para sus recorridos, con el consiguiente aumento del tráfico en los carriles rápidos y la liberalización de los carriles convencionales.

Este hecho obligará a tomar nuevas medidas, como la mejora de las conexiones y la adaptación de la calzada a las nuevas condiciones del tráfico, que ya se tiene en cuenta y se presupuesta. Este proceso de “liberalización” de la red de autopistas se inició en diciembre de 2018, cuando expiró la concesión de la autopista AP-1 entre Burgos y Armiñón (84 km). Además, el 1 de enero de 2020 quedaron libres la AP-7 entre Alicante y Tarragona (373 km) y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz (94 km).

Lea también...

León Casares

"Especialista en café incondicional. Incapaz de escribir con los guantes de boxeo puestos. Adicto a Internet devoto".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.