Los Beneficios del Nuevo Sistema Previsional

10

El ex concejal de la Ciudad de Ushuaia y actual responsable de la delegación local de ANSES, Juan Carlos Arcando, con claros ejemplos sobre los beneficios que obtendrán quienes pasarán del sistema privado previsional al Sistema Integrado Previsional Argentino –SIPA-, sostiene que “lejos de perder con la eliminación de la jubilación privada, los afiliados a las AFJP obtienen sustanciales beneficios con el proyecto de ley que presentó el Gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner- Van a cobrar haberes más altos y se computarán los años aportados a ese sistema para calcular su jubilación por reparto

Son ventajas notables en relación a las personas que siguieron aportando al rígimen estatal – – – – – – – – .

La ley establece la desaparición de las cuentas de capitalización individual. Los recursos acumulados –97.980 millones de pesos– son transferidos a un fondo común que administra el Estado (ANSES). En compensación, las personas que dejan de tener el dinero a su nombre podrán computar los años que aportaron a las AFJP –no importa si habían acumulado 10.000 pesos o 50.000– como si lo hubieran hecho a reparto. Eso les mejora la ecuación para estimar su jubilación el día que se retiren. Esto es así porque durante siete años los afiliados a las AFJP gozaron de una reducción de los aportes previsionales. Fue una medida que originalmente tomó Domingo Cavallo durante el gobierno de la Alianza para mejorar los ingresos de bolsillo de ese sector, en un intento por paliar la crisis.

Los aportes bajaron de 11 a 5 por ciento del salario en 2001. Luego, en 2002, el gobierno de Duhalde los llevó a 7 por ciento, y reciín el 1º de enero pasado volvieron a 11 puntos. Sin embargo, ahora que los afiliados a las AFJP pasan a reparto, el día que tengan que determinar su haber jubilatorio podrán hacer la cuenta como si esos años hubiesen aportado 11 por ciento. De ese modo, se beneficiaron durante siete años porque aportaron menos, y cuando se retiren lo computarán como si hubiesen integrado el aporte completo.

El supuesto en todos los casos es el de un hombre casado que se jubila en este momento con 30 años de aportes. En la primera versión, se calcula cuánto le corresponde si siempre estuvo en reparto. En la segunda, cuánto gana si aportó 16 años a reparto y 14 a capitalización, desde el inicio del sistema en 1994. La ventaja del ejercicio es que está construido en base a datos reales sobre la evolución de la rentabilidad promedio de las AFJP en ese período.

1.- Con un sueldo de 2500 pesos al momento del retiro, esa persona ganará 1083 pesos si aportó sólo a reparto y 883 pesos con el mix de sistemas. De ahí surge el dato clave. Lo que capitalizó le permite cobrar de su AFJP 154 pesos, mientras que el resto de su haber se compone de 326 pesos de Prestación Básica Universal (PBU) y 404 pesos de Prestación Compensatoria (PC), que es lo que corresponde por los aportes a reparto antes de 1994.

Si hubiera aportado los 30 años sólo al sistema público, tambiín recibirá 326 pesos de PBU y 404 de PC. La diferencia es por el período 1994-2008, que le dará 353 pesos. En conclusión, por haber aportado 11 por ciento al Estado esos 14 años obtiene 353 pesos, mientras que si estuvo en capitalización, siete años aportó 11 por ciento y otros siete años, 5 y 7 por ciento, y eso le da derecho a menos de la mitad; 154 pesos. Sin embargo, esa pírdida queda salvada con el traspaso “compulsivo” de los afiliados a las AFJP a reparto. Con el cambio, ellos tambiín podrán computar 353 pesos para su jubilación, aunque lo que aportaron realmente sólo les hubiera dado derecho a cobrar 154 pesos.

2.- El mismo ejemplo con un sueldo final de 1500 pesos arroja una jubilación de 780 pesos si se aportó sólo a reparto y de 670 pesos con el mix de sistemas. Con PBU y PC iguales, la diferencia está en el período 1994-2008. Quien aportó a reparto ganará por esos años 210 pesos, mientras que si lo hizo a la AFJP obtendrá, otra vez, menos de la mitad: 102 pesos.

3.- Con un sueldo final de 5000 pesos, la diferencia es todavía mayor: la jubilación por reparto queda en 1840 pesos, contra 1416 por AFJP. Con PBU y PC iguales, la diferencia por el período 1994-2008 es la siguiente: 707 pesos si aportó a reparto y sólo 283 pesos si lo hizo a capitalización. Como en el primer y segundo ejemplo, el afiliado a la AFJP se libra de esa pírdida por pasar ahora a reparto.

Más allá de esta importante mejora, los afiliados a las AFJP gozarán de otra: la ley los habilita a considerar los sueldos que tenían durante los años que aportaron a capitalización para determinar su jubilación por reparto. No están obligados a tomar en cuenta sus últimos 120 aportes (10 años), como el resto de los afiliados al sistema público, sino que tienen la chance de computar los años en que estaban adheridos a las AFJP en caso de que sus sueldos en ese período hayan sido mejores. Por caso, un gerente que aportó a la AFJP cuando tenía entre 40 y 50 años, que despuís renuncia y se termina jubilando como autónomo con un sueldo mucho menor: esa persona podrá calcular su haber previsional con aquellos años de altos salarios.

Fuente: (consignastdf.com.ar)