martes, 15 de julio de 2008 |Hora: : :

Identidad

“Crece Desde el Pie”
Fábricas Navales

Fecha Publicación: 15/07/2008  16:12  
Compartir


Crece desde el pueblo el futuro crece/desde el pie/ánima del rumbo seguro/crece desde el pie/cantan para usted los cantores/ crecen desde el pie/un poco de fe y los tambores pueden florecer/ crece desde el pie la mañana/ crece desde el pie/el sonido de la campana crece desde el pie/ (fragmento “Crece desde el pie” Alfredo Zitarrosa) El Astillero siempre fue visto como un ejemplo, por su lucha contra las privatizaciones, con sus Delegados que expresan verdaderamente la voluntad de los trabajadores- Hoy la conducción del Astillero cuenta con la cogestión obrera lo cual provoca la incomodidad de muchos sectores que ven en ello un avance de una clase social tradicionalmente postergada- Sin embargo, son ellos los que llevan adelante una empresa que no sólo atiende a la excelencia en la producción de hasta 9 barcos a la vez, y también el cuidado en la formación de los nuevos asistentes que engrosarán el plantel de trabajadores, luego de haber pasado por la Escuela de Oficios que posee el Astillero---------

La empresa AFNE (Astilleros y fabricas Navales del Estado) fue creada el 15 de junio de 1953, con la finalidad de que se ocupara de las tareas de naturaleza industrial que el Estado cumplía a través de la Armada Argentina, relacionadas con la construcción de los buques necesarios para la armada y la flota mercante nacional.
El crecimiento de la Flota Mercante de Ultramar entre 1943 y 1949 (llegaron a 162 buques, con un total de 941.000 toneladas)según consta en el libro del Aniversario de la muerte del Gral. San Martín: 'una marina poderosa en manos de argentinos', con mas de '315.000 toneladas en construcción en Inglaterra, Holanda, Suecia e Italia', fueron el disparador de la necesidad de crear un astillero propio. El complemento eran las obras portuarias de ampliación de puertos, renovación de muelles, caminos de acceso, defensa de costas, galpones y edificios varios, y el crecimiento del plantel flotante de dragado, que pasa de 40 en 1943 a 65 en 1951.
La nacionalización de los puertos constituyó un paso mas en la consolidación de la soberanía del Estado argentino sobre sus potenciales estratégicos que pasaron de manos del capitalismo extranjero y de ser manejados con arbitrariedad a tener un verdadero criterio nacional en su administración. Por entonces, la sustitución de importaciones nos permitía erigir industrias que nos alejaban del capital extranjero, pero por otra parte, la división internacional del trabajo nos había impuesto (a América Latina) la producción de bienes primarios que eran exportados en la Flota Mercante creada en 1944, en el caso de nuestro país.
Ubicado en la ciudad de Ensenada, sobre el Río Santiago, frente a la escuela naval militar, nació AFNE. Su planta de operarios alcanzó el orden de las 5500 personas aproximadamente.


Los imborrables años 70
En 1975, la entonces floreciente Flota Fluvial del Estado argentino envió un tren exploratorio de barcazas de empuje hasta Corumbá. La idea era abastecer a la estatal, moderna y eficiente SOMISA con hierro boliviano, tal como ahora pretende hacerlo el grupo Techint con Siderar. Después, se vino la noche, porque entre otras cosas se permitió que Techint se apropiara a mansalva de SOMISA y la desvinculara de todo proyecto integrado de economía nacional argentina. Perdimos la propiedad de nuestro país. Y miles y miles de compatriotas perdieron la vida en el festín privatista. AFNE, la vieja Astilleros y Fábricas Navales del Estado, había llegado a fabricar los motores AFNE-Sulzer para las locomotoras que se hacían circular por la vía del FC Mitre (hoy NCA). Pero no dejaba de lado las construcciones navales. En 1970, AFNE tomó la figura jurídica de Sociedad Anónima del Estado. Durante la década del 70, se llegaron a construir tres barcos por año. Era la época en que se construían petroleros, aquellos gigantes de sesenta mil toneladas de porte bruto.
El esplendor de esa época tenía que ver también con las empresas armadoras, especialmente YPF, que por entonces pretendía dotarse de una flota moderna.
Aprendí el vocabulario del amo,
dueño y patrón
me mataron tantas veces
por levantarles la voz
pero del suelo me paro
porque me prestan las manos
porque ahora no estoy solo
porque ahora somos tantos.
En los 70, y como consecuencia de todo el entorno internacional que venía influyendo desde aquél Mayo Francés (1968) del que luego en distintas partes de América, pero en particular en Córdoba (1969, Cordobazo) lleva que estudiantes y obreros salieran a la calle para dar el ejemplo: la década del 60 puso las semillas, en el 70 salimos a cambiar el mundo. Las fuerzas conservadoras observaban atentas, y munidas del instrumento pseudo legal de la Doctrina de la Seguridad Nacional, y contando con el que mas que apoyo fue la dirección por parte de los EE.UU., se implementó el plan de exterminio que acabó no sólo vidas humanas(trabajadores, estudiantes, etc) sino también derechos conseguidos tras décadas de luchas que dieron como resultado la aparición de un gremialismo combativo.
El Astillero se transformó en una de las fábricas más importantes de la región pero importancia radicó en que también fue un semillero de obreros de vanguardia que tomaron parte del ensayo revolucionario que llevó adelante la clase obrera argentina.
En Astillero se podía encontrar un importante número de compañeros que eran parte de aquellos sectores de vanguardia y de los obreros avanzados que, continuando el proceso iniciado con la 'Resistencia Peronista' , maduraban al calor de los importantes combates desarrollados en aquellos años.
El período iniciado con el Cordobazo forjó una vanguardia combativa, nuevos métodos de lucha y de organización y grandes fenómenos obreros de vanguardia como de los sindicatos clasistas cordobeses cuya máxima expresión fueron el Sitrac-Sitram entre los años 1970 y 1972, la gesta obrera de Villa Constitución, conocida como el Villazo, y las Coordinadoras Interfabriles surgidas en el cordón industrial del Gran Buenos Aires en el 75.
Los trabajadores del Astillero no fueron ajenos a ese fenómeno. Y fue así que en los últimos meses del 75 también participó de las movilizaciones contra el Plan Rodrigo, manifestando su desacuerdo con la política del peronismo de entonces ya se hallaba cooptado por las fuerzas de derecha. La dictadura militar, apoyada por la patronal argentina que confeccionó las 'listas negras' de cada fábrica, puso sus vehículos y hasta aportó parte de sus instalaciones como centros clandestinos de detención y tortura, tal como ocurrió en la planta de Ford en Pacheco, en Somisa y en el Ingenio Ledesma- apuntó la represión hacia el movimiento obrero provocando el terrorismo de Estado producto del cual sufrimos un genocidio. El objetivo era 'disciplinar' a la clase trabajadora y así obtener una mayor tasa de ganancia y una mayor concentración económica. El Astillero Río Santiago pagó su combatividad con 42 compañeros desaparecidos, alrededor de 200 pasaron años en distintas cárceles del país, una decena fueron asesinados y varios sufrieron el exilio.
Este fue el resultado de la brutal ofensiva antiobrera que en forma conjunta, y desde antes del golpe, llevaron adelante la Infantería de Marina y la Policía provincial bajo el mando de Ramón Camps.
Los Astilleros poseen un taller de mecánica dotado de equipamiento que le permite construir obras de gran magnitud. Sus instalaciones permiten la reparación de buques tanto a flote como en seco, y mucho más.
Este es el único Astillero integrado del país que además de construir el casco del buque, puede construir su planta propulsora y fabricar todas las piezas fundidas que se requieran para completar la unidad. Además produce los siguientes bienes de capital: grandes motores diesel marinos y estacionarios, turbinas hidráulicas a gas y a vapor, grandes componentes para centrales nucleares, locomotoras para maniobras, bogies fundidos para ferrocarriles, equipos para explotación de petróleo, prensas mecánicas para la industria automotriz . Se entiende, claramente, las razones por las cuales el Astillero podía resultar una de las joyas preciadas de la abuela... Con Menem nació ARS (Astilleros Rio Santiago)
Los 90 trajeron planes privatizadores de Menem y, entre 1990 y 1993 el gobierno y el Directorio intentaron por todos los medios de liquidar el Astillero, despedir a sus trabajadores y preparar su remate; en ese momento se inicia la serie de luchas de resistencia que se dan de manera ininterrumpida hasta la provincialización de la fábrica.
En 1992 Menem diligentemente concurrió a Washington a firmar el Consenso que lleva el nombre de dicha capital, y por el cual se comprometió a hacer eficientemente los 'deberes' que le imponían los países mas ricos y los organismos financieros internacionales. A su regreso empezó a poner en práctica las privatizaciones de empresas del Estado, así nació el Astillero Río Santiago -mientras moría AFNE, que había nacido a partir de un proyecto contrario: nacional y popular- a partir de 1993 a través de una nueva gestión que, acorde con los aires neoliberales llevó en pocos años a un retroceso económico, social y cultural de más de 50 años.
En nuestro país los índices de pobreza, desocupación, mortalidad y enfermedades endémicas, muestran crudamente las consecuencias de ese plan económico delineado por los organismos internacionales y los grandes grupos financieros, mientras el movimiento obrero hizo frente a los ataques contra las conquistas sociales, la imposición del trabajo en negro y en general el proceso de flexibilización de la relación laboral ya precarizada.
Las políticas conservadoras se habían profundizado en épocas de Reagan y Thatcher, y sus zarpazos se encargaron de imponer el mito de que la competitividad era la base del crecimiento y la perfección.
Sin embargo, la lucha de los obreros no cesó. Los 90 fueron el escenario para un movimiento obrero que, vapuleado por la feroz ofensiva capitalista, siguió retrocediendo y sufriendo derrotas.
Sin embargo, el Astillero siempre fue visto como un ejemplo, por su lucha contra las privatizaciones , con sus Delegados que expresan verdaderamente la voluntad de los trabajadores. Hoy la conducción del Astillero cuenta con la cogestión obrera lo cual provoca la incomodidad de muchos sectores que ven en ello un avance de una clase social tradicionalmente postergada. Sin embargo, son ellos los que llevan adelante una empresa que no sólo atiende a la excelencia en la producción de hasta 9 barcos a la vez, y también el cuidado en la formación de los nuevos asistentes que engrosarán el plantel de trabajadores, luego de haber pasado por la Escuela de Oficios que posee el Astillero.


  (consignas)

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter



     

CONSIGNASTDF
E-mail:contacto@consignastdf.com.ar
Usuhaia - Tierra del Fuego - Antártida e Islas del Atlántico Sur
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados
 Hoy: 4357