lunes, 14 de julio de 2008 |Hora: : :

Identidad

Los Negros, en la Guerra por la Primera Independencia.
Una Historia Poco Contada

Fecha Publicación: 14/07/2008  13:13  
Compartir


O peor aún, contada por quienes se creyeron, algunos hoy todavía se creen, hacedores de la nacionalidad- Cada momento de nuestra historia como nación, es en sí mismo, una historia, valga la redundancia- Así, se discute, en muchos casos con vehemencia, sobre, por ejemplo, la aparición de la escarapela aquel famoso 25 de mayo y el rol de los hermanos Berutti y French, en aquellos acontecimientos- O, sobre el por qué de la elección de los colores de la bandera-Es que, la historia la escriben los que ganan, por lo tanto, necesariamente, hay dos versiones sobre un mismo hecho- En nuestro país, los que ganaron, impusieron su interpretación de lo sucedido, y aún hoy, es nuestra fuente de información (y formación) a través de todo un andamiaje educativo que involucra a escuelas, universidades, historiadores, editoras, etc , cuya misión es la de irradiar ciertos valores y creencias, fortaleciendo una idea de país, que suele no corresponder con la realidad- - - - - - -
Los historiadores que han realizado una revisión de esa manera particular de ver la historia, no alcanzan a tener la difusión suficiente como para ser de conocimiento masivo, y poder debatir en profundidad, nada más y nada menos, los acontecimientos que fueron jalonando el devenir de nuestra vida como nación y conformando nuestro perfil como pueblo.
Falsear la verdad, contarla a medias (que, como dice un pensador nacional “es casi una mentira”), distorsionar los hechos y difamar arteramente a sus protagonistas, sólo tiene un justificativo, y esto es, la defensa a ultranza de intereses que, obviamente, no son los del conjunto de la sociedad.
Un dato no menor de, por lo menos, ocultamiento de la verdad, fue la participación de los negros en las luchas por la primer independencia nacional. Si, negros. Hombres de raza negra, lucharon heroicamente desde los albores mismos de lo que vino en llamarse Argentina.
De los sesenta millones de negros esclavos sacados de Africa, rumbo a Iberoamérica, sólo doce millones desembarcaron vivos en sus puertos; el resto, pereció de hambre, deshidratación o a causa de los severos castigos sufridos.
La mayor parte fueron a servir como mano de obra para las actividades agrícola y minera, principalmente.
La sangría de Africa, abonó la tierra americana para favorecer la expansión industrial europea.
En el último tercio del siglo XVIII, casi la mitad de la población de las provincias que hoy constituyen la República Argentina, era de raza negra.
Negros, formaban las milicias que resistieron las invasiones inglesas de 1806 y 1807.
Negros, eran todos los integrantes del Regimiento de Pardos y Morenos que comandaba el General Belgrano.
Negros, también fueron todos quienes constituyeron, los Regimiento 7 y 8 de Infantería, del Ejército Libertador del General San Martín. Por ellos, el Libertador, sentía preferencia especial, admiraba su tremendo coraje y decisión para la lucha. En Maipú, ellos, con su tremenda valentía, obligaron a la rendición española.
Negros, fueron los que cubrieron de gloria los campos de batalla de Chacabuco, Maipú, Cancha Rayada, y llevaron la espada liberadora al Perú.
Negro fue el Cabo Falucho, también del Regimiento 8, que al grito de ¡Viva Buenos Aires!, moría fusilado por fuerzas realistas, al haberse negado a izar la bandera española en un fuerte de El Callao.
Pero a partir de mediados del siglo XIX, el decrecimiento de la raza y luego la inmigración de origen europeo, hace bajar drásticamente la proporción de población negra en todo el país.
Así, Domingo Sarmiento, se alegrará de lo poco significativa que pasó a ser la raza negra en la Argentina. Al tiempo, los “prohombres de la nacionalidad”, como Bartolomé Mitre y Julio A. Roca, tomarán esa idea, y la establecerán como política de estado. Es que, sostenían, para fomentar el desarrollo, avanzar hacia el progreso y ser un país prospero, primero había que mejorar la raza.

“...es doloroso ver a un cuerpo de la mejor gente en desorganización por la notabilísima falta de cabos y sargentos. No pueden sacarse estos empleados de entre ellos mismos por haber una orden prohibitiva......
Entre los esclavos hay muchos de más que regular educación para su esfera, que saben escribir, y poseen un genio capaz de las mejores instrucciones. Abriéndose la puerta a sus ascensos, se empeñarán eficazmente a adquirirlos, cumpliendo mejor los deberes de su clase. Razones políticas y muy fuertes influyeron acaso para esta prohibición.....
Si he de hablar francamente, no puedo concebir que la Nación se perjudique porque la esclavatura (los negros esclavos) pueda ascender más allá del destino del soldado..... Yo espero que el supremo gobierno se digne a habilitar los esclavos para la opción a los empleos, sirviéndose vuestra señoría elevar mi solicitud, la que se contrae a sólo cabos y sargentos.


Dios guarde a vuestra señoría muchos años.
Cuartel General de Mendoza, octubre 14 de 1816.
José de San Martín”


 (consignas)

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter



     

CONSIGNASTDF
E-mail:contacto@consignastdf.com.ar
Usuhaia - Tierra del Fuego - Antártida e Islas del Atlántico Sur
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados
 Hoy: 4365