viernes, 04 de julio de 2008 |Hora: : :

Identidad

Lo que fuimos lo que somos
De colonias a colonizados: materiales y mentales

Fecha Publicación: 04/07/2008  18:15  
Compartir


Si miramos con detenimiento el mapa de nuestra provincia, podemos observar que ella no cuenta con límites argentinos- En efecto, el extremo austral, es el Polo Sur; al oeste, la República hermana de Chile; al este, el archipiélago malvinense usurpado por Gran Bretaña y al norte, el Estrecho de Magallanes, en el cual, la provincia de Santa Cruz, ha dejado de tener costa, a partir del tratado de 1985 firmado por el entonces Presidente Raúl Alfonsín y su par chileno- Tratado, por el cual, dicho sea de paso, Tierra del Fuego, perdió las islas Lennox, Picton y Nueva-Este virtual aislamiento, obliga a que sea la vía aérea, la única posibilidad de “ir”, en forma directa, hacia el territorio argentino continental-Lejos en el tiempo, parece haber quedado aquel viejo proyecto del cruce del Estrecho de Magallanes, por aguas argentinas-Esta situación ¿determinará algún tipo de condicionamiento a nuestro comportamiento?Esta región de Argentina, a la que la naturaleza le prodigó toda su generosidad, corrió igual suerte que el resto de las distintas zonas de nuestro país-En efecto al "descubrimiento" y posterior colonización, le siguió el exterminio de los pueblos originarios - En el mejor de los casos, sobrevivieron algunos pocos que, hoy se debaten entre la vida y la muerte, por el hambre y las enfermedades, la indiferencia y la discriminación y otros, como los mapuches, son desalojados de las tierras que por generaciones ocuparon sus ancestros- Los “nuestros”, los de Tierra del Fuego, fueron aniquilados y casi no quedan vestigios de ellos- Tal circunstancia provocó un quiebre en la continuidad cultural, tomado este término, en su acepción más amplia- Es decir, la desaparición física de los primitivos habitantes de estas tierras, llevó a la eliminación de todo el esquema de supervivencia (planteado así, y no como sistema económico) y ordenamiento social, quedando sólo algunos elementos transformados por nosotros , los civilizados, en ornamentales, que hacen las delicias de los turistas- - - - - - -

A partir de ese acontecimiento, se producen una serie de hechos que provocan un crecimiento acelerado de la población- Así, a las corrientes inmigratorias de países europeos y limítrofe, se suma la instalación de la cárcel de reincidentes, con toda la movilidad social que ello trajo consigo y, luego, la ponderada ley 19.640, que provoca una verdadera explosión demográfica, no por crecimiento vegetativo, si no por necesidad de mano de obra de las empresas instaladas al amparo de la llamada “promoción industrial”.
Así, en menos de una centuria, pasamos de la cultura de la recolección de cholgas y mejillones, de la caza y la vida al aire libre, a la adoración de los electrodomésticos y los perfumes importados.
Es evidente que, aquel eslabón roto en la cadena del proceso cultural autóctono, impidió un desarrollo natural, obligándonos hoy a buscar, aunque inconscientemente, parámetros que nos aglutinen como sociedad.
Es cierto que esa ruptura, debemos imputársela a quienes vinieron a colonizar estas tierras. De allí en más, en el devenir de Tierra del Fuego, los estados nacional y provincial tuvieron y tienen mucho que ver.
Luego de haber tomado posesión de esta región austral, con los asentamientos de la Prefectura y demás, el estado nacional vislumbró como única utilidad, la de aprovechar la Isla como una fortaleza inexpugnable, en la que deberían alojarse las “peores lacras” de la sociedad, en particular, de aquella porteña y de fino afrancesamiento, llamada Buenos Aires.
Siempre, desde el ejército de línea en adelante, se sostuvo la estrategia de la instalación de nuevos fortines para la defensa de los nuevos territorios sumados a la nación. En épocas más recientes, esos reductos militares, pasaron a llamarse bases o cuarteles, pero el fin seguía siendo el mismo. Nuestra Base Naval, cumplía acabadamente con ese propósito.
Tal vez, producto de la teoría que reza “que los territorios vacíos, son puntos débiles de la nación”, la conducción del estado, que era por aquellos años, de fines de la década del setenta, también conducción militar, procede a “poblar” Tierra del Fuego.
Se instalan lo que, con extrema generosidad, llamamos industrias electrónicas, principal actividad generadora de mano de obra de entonces; se construyen, en realidad se “arman”, cientos de viviendas importadas y el entonces Territorio Nacional, más que triplica su población en pocos años.
Terminado el negocio de las ensambladoras de electrodomésticos destinados a la exportación, es el estado quien debe hacerse cargo del sostenimiento de la población ya arraigada en las ciudades fueguinas.
Tal actitud del estado, ha creado en el inconsciente colectivo, la imagen que éste debe resolverlo todo, absolutamente todo. Lo cual, no está mal. En todo caso, pasa a ser una discusión de tipo ideológica, si el estado debe o no, intervenir en todos los asuntos de la sociedad.
Lo que la experiencia fueguina nos indica, en principio, es que el estado no puede ser generador de mano de obra improductiva; sobre todo, cuando existen recursos naturales apetecidos por todas las potencias mundiales.
Como todo está relacionado entre sí; una economía de producción, seguramente, provocaría el cambio de comportamiento de todos los habitantes de esta provincia.




1- Era un sistema no capitalista, tal vez muy primitivo para los hábitos consumistas de quienes nos “consumimos” detrás de las actualizaciones de Windows, 4X4, y ropas de marca.




2- Eufemismo para definir la acción de quienes, por uso de la violencia sin contemplaciones, pretenden adueñarse de territorios que no les pertenecen; y cuyos dueños originarios ni siquiera tienen la posibilidad de opinar sobre la posibilidad de ser “colonizados”









  (consignas)

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter



     

CONSIGNASTDF
E-mail:contacto@consignastdf.com.ar
Usuhaia - Tierra del Fuego - Antártida e Islas del Atlántico Sur
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados
 Hoy: 7097